CIUDAD DE MÉXICO., 26 de noviembre de 2021.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió para analizar el impacto de la nueva variante de coronavirus detectada en Sudáfrica y fueron quienes determinaron que se trata de una «variante de riesgo», la cual fue nombrada como la letra griega «ómicron». Con información de EFE Y AP.

Los expertos reunidos de emergencia alertaron que la aparición de esta variante, primero confirmada en un espécimen recolectado el 9 de noviembre, ha coincidido con un fuerte aumento de las infecciones en Sudáfrica.

La nueva variante, que ha llevado a muchos países a suspender los vuelos con África austral, preocupa por el alto número de mutaciones que presenta, pues en apenas dos semanas se han detectado ya una treintena, con casos confirmados no sólo en Sudáfrica sino también en la vecina Botsuana, en Hong Kong (China) o en Bélgica.

La nueva variante B.1.1.529 del Covid 19, detectada por primera vez en África austral, fue clasificada este viernes como «preocupante» por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez a la OMS por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021 (…). Esta variante tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes», dijo el grupo de expertos encargado por la OMS de seguir la evolución del covid-19.

No hubo indicación inmediata de si la variante causa una enfermedad más grave. Al igual que con otras variantes, algunas personas infectadas no muestran síntomas, dijeron expertos sudafricanos.

A pesar de que algunos de los cambios genéticos parecen preocupantes, no estaba claro si la nueva variante representaría una amenaza significativa para la salud pública. Algunas variantes anteriores, como la variante beta, inicialmente preocupaban a los científicos, pero no se extendieron muy lejos.

La Unión Europea de 27 naciones impuso una prohibición temporal de los viajes aéreos desde el sur de África, y las existencias cayeron en Asia, Europa y Estados Unidos. El Promedio Industrial Dow Jones cayó más de 1.000 puntos. El índice S&P 500 bajó un 2,3 por ciento, en camino a su peor día desde febrero. El precio del petróleo se desplomó casi un 12 por ciento.

«Lo último que necesitamos es traer una nueva variante que causará aún más problemas», dijo el ministro de Salud alemán, Jens Spahn. Los países miembros de la UE han experimentado un aumento masivo en los casos recientemente.