QUERÉTARO, Qro., 21 de julio 2021.- El psicólogo clínico, Juan Carlos García Ramos, alertó que el anunció del regreso a las actividades físicas en las escuelas obliga a que se generen esquemas para atender los efectos negativos que pudo dejar el confinamiento obligado.

El también ex presidente del Colegio Estatal de Psicólogos detalló que durante más de un año los alumnos debieron alterar sus procesos de enseñanza aprendizaje, lo que provocó en ellos cambios tanto físicos como emocionales.

Llegaron a enfrentarse a situaciones agradables, pero también a verdaderos conflictos que deben ser atendidos; el propio anuncio de que regresarán a las aulas provoca genera repercusiones emocionales.

Evitar los contagios de Covid 19 resulta solo uno de los puntos en los que se debe poner atención, toda vez que el confinamiento ya ha provocado secuelas tales como ansiedad, depresión, retraso en la madurez psicológica, adicción a las redes sociales y de dispositivos, fallas en la atención, concentración y memoria. Llegan a agregarse a la lista el entumecimiento del cuerpo y la discapacidad afectivas.

Autoridades, profesores, padres de familia y los propios estudiantes deberán participar en los programas de reincorporación saludable a la escuela.

Remarcó, por último, que resulta necesario brindar en los planteles educativos asesoría psicológica que permita desarrollar capacidades de acompañamiento emocional y autocuidado integral.