JAPÓN, 1 de noviembre del 2016.- Cuando el tren de alta velocidad Shinkansen, con varios récords en su haber, se inauguró en 1964, lo hizo en el momento justo, informó CNN.

Ese año, Tokio organizó los Juegos Olímpicos y Japón acaparaba los reflectores para el debut del primer tren bala para servicio comercial del mundo.

En 2020, la capital japonesa volverá a ser sede de los Juegos y si tienes la sensación de déja vù es porque la nación asiática está otra vez aplastando los récords ferroviarios.

El nuevo tren japonés, el maglev (tren de levitación magnética), se convirtió en el tren más rápido del mundo al viajar a 374 millas por hora (603 kilómetros por hora) en una prueba cerca del Monte Fuji el año pasado, rompiendo su propio récord mundial de 366 millas por hora (590 kilómetros por hora), logrado una semana antes.

Más información AQUÍ