CIUDAD DE MÉXICO., 20 de junio de 2020.- En avenida Cuauhtémoc, en la colonia Roma, este viernes Luis Ángel, de 11 años, colocó sus juguetes en el piso, acompañados con una leyenda, en un intento por intercambiarlos por despensa. 

El pequeño rompió en llanto cuando tuvo que dejar ir sus juguetes favoritos, e incluso se sentó en el piso para no verlos irse. 

Al paso de las horas, apostado en las calles de Frontera y Cuauhtémoc, el menor llamó la atención de los transeúntes, y algunos de ellos le ofrecieron dinero en efectivo. 

Ante la crisis que genera la pandemia, este niño logró -ya entrada la tarde- que la ayuda se desbordara y pudo así abastecerse de alimentos en una tienda.

Continúa en Excélsior