BRASIL., 17 de octubre de 2020.- La historia de una mujer que llevó el cadáver de un anciano que ya había fallecido hasta una sucursal bancaria, con el objetivo de cobrar su pensión, dio la vuelta al mundo tras darse a conocer en los medios brasileños, los cuales no daban crédito a tan inusual historia.

El increíble episodio ocurrió en la ciudad brasileña de Campinas, en donde una mujer llamó por teléfono a un banco para solicitar un servicio; ella explicó que había perdido la contraseña de la cuenta bancaria de su supuesto compañero, un hombre viudo de 92 años.

Trabajadores descubren que el hombre había muerto

Durante el intento infructuoso de la mujer por realizar de manera rápida los trámites del cobro de la pensión, los trabajadores del banco notaron algo raro en el sujeto, al cuestionarle a la mujer ella explicó que el viudo no se encontraba bien.

Lee más en El Heraldo de México