LÍBANO, 4 de agosto 2020.- El presidente libanés, Michel Aoun, ordenó a las Fuerzas Armadas que realicen patrullas en las zonas más afectadas por la gran explosión que sacudió este martes Beirut y que ha dejado muertos, innumerables heridos y graves daños materiales.

La Presidencia del Líbano informó en la red social Twitter de que el jefe de Estado ha pedido al Ejército que trabaje para «tratar las consecuencias de la gran explosión» y «realizar patrullas en las zonas del desastre para mantener la seguridad».

Según imágenes difundidas en las redes sociales y por medios de comunicación libaneses, la deflagración destrozó comercios y viviendas en varias áreas de la capital próximas al puerto, donde se produjo la detonación en el interior de un almacén de material explosivo a media tarde local.
El gobernador de Beirut, Marwan Aboud Fuyi, dijo a la cadena de televisión local LBC que la mitad del municipio ha sufrido «daños grandes», sin ofrecer más detalles.
La deflagración tuvo lugar en un almacén de material explosivo del puerto, después de que se produjera un incendio en los silos de trigo ubicados en estas instalaciones, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa (ANN).

Con información a EFE