MÉXICO, 12 DE MAYO 2017.- La pujante industria de la carne de res de México está enfocando sus esfuerzos en vender sus cortes de primera a consumidores musulmanes de Oriente Medio, en un intento por reducir su dependencia de los compradores de Estados Unidos, destaca un despacho de Reuters.

La potencial guerra comercial entre Estados Unidos y México bajo la presidencia de Donald Trump ha apurado a productores mexicanos a explorar mercados extranjeros alternativos al estadounidense, que compra el 94 por ciento de sus exportaciones por unos 1,600 millones de dólares en 2016.

Trump ha prometido revisar los términos del intercambio comercial con México y Canadá en beneficio de Estados Unidos. Los productores mexicanos de carne de res temen que puedan ser arrastradas a una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre los tres países.

Esto hace que las empresas miren a Oriente Medio, donde la mayoría de la carne es importada desde países no musulmanes usando animales sacrificados por el método halal prescrito por la ley islámica.