PARÍS.

La policía francesa lanzó gas lacrimógeno y usó cañones de agua el sábado en París para dispersar a los manifestantes enojados por el alza del combustible y las políticas económicas del presidente Emmanuel Macron, en el segundo fin de semana de las protestas de los “chalecos amarillos”.