QUERÉTARO, Qro., 5 de febrero de 2020.- A casi 24 horas de la caída de una barda en el Club Campestre, las labores de rehabilitación de han complicado debido a la lluvia, pues aunque hay maquinaria siguen los escurrimientos.

Vecinos de la zona han manifestado que es necesario ampliar el cauce, el cual, señalaron, es muy poco para la cantidad de agua que cae de las colonias aledañas.

Además, explicaron que algunos vecinos no respetan los horarios de basura, lo que causa taponamiento en las coladeras e impide el paso del agua.

Personal del club mantiene vigilancia en la zona, y resguarda a los trabajadores que laboran para la limpieza y retiro de escombro.