Libros de ayer y hoy

El odio de opositores y el peligroso resentimiento político

                                                  Teresa Gil

                                  [email protected]com.mx

El INE, ya convertido en  opositor descarado, llega a tales extremos de odio contra el actual régimen, que ya se habla de golpe de estado técnico. Las actitudes del consejero presidente Lorenzo Córdova, ya evidencian una acelerada falta de cordura. Expresiones y también actitudes de algunos opositores en el mismo tono,  pueden evidenciar según estudios, serios problemas psicopatológicos. En el resentimiento mostrado ante lo que consideran que han  perdido, ya campea un problema mental que la psicología ha venido tratando desde tiempo atrás. La actitud no solo se expresa en lo que dicen o escriben, sino  en lo que impactan e influyen a los demás ya sea en repetición de sus conductas, o en respuesta a las mismas. Las palabras ofensivas de Héctor Aguilar Camín, los epítetos de Roger Bartra en  su libro, por ejemplo, contra AMLO, las que expresa  en forma reiterada el líder de Frena  Gilberto Lozano, lo que dice Brozo el payaso, o escriben Loret de Mola y otros, no son simples manifestaciones de coraje que rebasan una violación al comportamiento social o convencional. Por lo acentuado y manifiesto, demuestra una hostilidad ya enfermiza según los expertos. He coincidido en redacciones con reporteros que ahora son comentaristas y tienen  programas especiales y empresas de comunicación, cuyas expresiones son dignas de un estudio psiquiátrico. Los encabezados de sus notas en redes son ofensivos para cualquier lector, aún cuando estén en contra del régimen. Se califica por algunos  que puede ser una simple actitud política para defenestrar un poder, como lo han hecho opositores en otros países como Venezuela, pero su actitud  evidencia que el resentimiento se insertó en sus vidas y no hay nada más que los impulse que el odio y la venganza. Ya están enfermos.    

EL ODIO QUE EXPRESAN OPOSITORES, PUEDE EVIDENCIAR PSICOPATOLOGÍA

Son muchos los expertos en la materia, los que han  tratado desde sus formaciones, los casos del odio, la frustración, el resentimiento, la amargura para evaluar conductas agresivas. Y se mencionan  desde a Adler, Freud, hasta los psicólogos y especialistas modernos que plantean la conducta agresiva como expresión de odio y resentimiento ante lo que consideran un  bloqueo de sus metas o la frustración de una expectativa no lograda. Observado desde la perspectiva de la psicología de la salud y la psicología clínica, entre otras, la primera  determina ciertas enfermedades como  las cardiovasculares como efecto de esa agresión permanente que tiene una persona, aunque la segunda ya lo define como efectos  psicopatológicos. Los estudios han ido avanzando paulatinamente desde diferentes matices, para cifrar el enfoque conductual en esas especialidades. En  2001, el experto Ernesto Quiroga  Romero del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento de la Universidad de Almería, España, aborda en su estudio El Resentimiento en los trastornos de la Personalidad,  a los diferentes autores que han contribuido en sus enfoques, sobre todo del Síndrome de AHI ( Agresión, Hostilidad e Ira en español) que puede ser marcado según algunos autores como Millon, como trastorno de la personalidad. En el estudio se advierte el peligro que puede llevar una conducta de ese tipo, a la violencia, incluso al crimen.

EL SÍNDROME DE LA AMARGURA  ANTE UN SISTEMA QUE LES PUSO FRENO

Otros estudios, como el publicado por la revista peruana Galenus, describe puntualmente las actitudes que vemos a diario en los opositores, pocos en realidad pero muy vociferantes. Córdova está persiguiendo al presidente de la República y en realidad a los muchos que lo apoyan en esta transición, a partir incluso de lo que vulgarmente se llama el vuelo de una mosca. Galenus describe el síndrome de amargura y de odio, como un resultado del resentimiento.  Se creen  ofendidos y “al no perdonar lo que consideran  ofensa, se convierte  en  odio”.  Señala, “siempre están criticando, son volátiles, ofensivos y les gusta hacer sentir mal a los demás. Son una amenaza…”  Lo que estamos viendo en los diferentes grupos opositores y el respaldo de un órgano que debería de ser neutral, no es inusitado  ya lo vimos en 2006 en la elección de Fecal y la participación abierta  de Vicente Fox. Su posición fue evidente y se ve en las actuales intervenciones de ambos ex mandatarios. Hay una obsesión enfermiza contra la lucha que dio el pueblo. Avizoran cambios más importantes en  ese pueblo y temen  por su intereses. Su postura psíquica y mental solo un experto la puede dilucidar ¿Es una obsesión psicópata?