ESTADOS UNIDOS, 18 de septiembre del 2016.- Estados Unidos lamentó este sábado la pérdida de vidas no intencional ocasionada por sus bombardeos en Siria. El gobierno estadunidense admitió haber atacado a las fuerzas de ese país, informó CNN, y matado a por lo menos 83 soldados y dejado unos 120 heridos, informó La Jornada.

Eso ocurrió en momentos en que Washington y Moscú luchan por mantener una tregua entre las fuerzas rebeldes que combaten al gobierno del presidente sirio Bashar al Assad, aliado de los rusos, y el Estado Islámico (EI), y a las tropas leales al mandatario. El gobierno estadunidense, sin embargo, atribuyó su error a que Rusia le habría otorgado datos erróneos sobre supuestas posiciones yihadistas.

La cadena CNN señaló que una fuente anónima de la seguridad de Estados Unidos explicó que el error ocurrió debido a que Rusia notificó al ejército estadunidense de una presunta posición de tanques del EI y que después de que las fuerzas de Washington la bombardearon, Al Assad comunicó al Pentágono que en realidad fueron atacadas posiciones de las fuerzas de su gobierno.

Más información AQUÍ