CIUDAD DE MÉXICO, 13 de febrero de 2019.- Fue inventada hace más de 100 años; a su alrededor varias generaciones en todo el mundo crecieron, se divirtieron, lloraron, soñaron y se informaron.

Gracias a ella, los oídos de las audiencias fueron testigos de la historia, al acortar las distancias y acercar a distintas sociedades. Se trata de la radio. Sigue siendo un medio de comunicación vivo, vigente y en proceso de transformación.

Su primer gran desafío fue la aparición de la televisión, y ahora se enfrenta a otro reto importante: sobrevivir a la era digital, indicó Alma Rosa Alva de la Selva, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

De acuerdo a un comunicado, el 13 de febrero se celebra el Día mundial de la radio, que en este año está dedicado al diálogo, la tolerancia y la paz. Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se trata de un medio idóneo que permite unir a las comunidades y fomentar el diálogo positivo entre las personas. En su día, la Universidad Nacional festeja a la radio, un medio que nos informa y divierte, y que hace más llevadero el trajinar cotidiano.

De las ondas a la voz

Los orígenes de la radio se remontan a 1873, cuando el físico escocés James Clerk Maxwell formuló la teoría de las ondas electromagnéticas, misma que fue confirmada por el científico alemán Heinrich Hertz en 1887, además de lograr detectar y reproducir estas ondas electromagnéticas.

Sin embargo, establecer su paternidad es más complicado, pues con este conocimiento diversos inventores desarrollaron en los siguientes años aparatos transmisores que permitieron emitir y decodificar sonidos.

En 1894 Nikola Tesla realizó una demostración de una transmisión de radio en público. En 1895 el italiano Guillermo Marconi construyó el primer sistema de radio, y en 1901 logró enviar señales a través del Océano Atlántico; en tanto, Julio Cervera logró transmitir la voz humana entre las ciudades españolas de Alicante e Ibiza en 1902, y patentó su aparato en cuatro países: España, Inglaterra, Alemania y Bélgica. Pero fue hasta 1921 que la radiodifusión llegó a México.

En el mes de septiembre los hermanos Pedro y Adolfo Gómez Fernández instalaron su equipo de transmisión en la planta baja del teatro Ideal de la Ciudad de México. Su programa se emitía los sábados y domingos de 8:00 a 9:00 de la noche y se mantuvo al aire del 27 de septiembre a enero de 1922.

Lee más en Quadratín México