QUERÉTARO, Qro., 19 de marzo de 2018.- La Fiscalía General del Estado confirmó que los restos hallados la tarde de ayer en bolsas negras, pertenecen a la menor desaparecida, Dulce Cecilia García León, el pasado 8 de marzo en la comunidad de El Blanco, perteneciente al municipio de Colón.

En rueda de prensa la Fiscalía esclareció los hechos, dieron a conocer que la menor fue asesinada por su primo hermano tras haber abusado sexualmente de la menor.

En los primeras indagaciones hallaron un par de tenis dentro de una zanja formada en medio de dos inmuebles ubicados en la calle 16 de septiembre, de dicha comunidad, lugar donde tenía su domicilio la menor Dulce Cecilia.

Esta situación fue inusual, toda vez que esa zona ya había sido revisada por las brigadas de búsqueda coordinadas por la Fiscalía y el calzado no se encontraba ahí.

Durante la búsqueda se empleo el apoyo de ejemplares caninos especializados, de este modo se siguió el rastro de los tenis hasta una zona cerril, donde se localizaron bolsas que contenían restos humanos en estado de putrefacción, así como prendas de vestir que fueron reconocidas por los padres de la menor Dulce Cecilia, los cuales coincidían como los que llevaba puestas la última vez que la habían visto.

Ante tal situación inusual, los elementos de la Policía de Investigación del Delito se enfocaron en el lugar del hallazgo de los tenis, pues además de haberlos encontrado cerca del domicilio de la menor, la mayoría de las viviendas aledañas de esa calle pertenecen a familiares suyos y quienes fueron entrevistados de nueva cuenta.

De entre los testimonios que recabaron los investigadores, advirtieron una serie de contradicciones en lo referido por un menor de 14 años, familiar de la menor ofendida, por lo que al cuestionarlo más a fondo terminó por aceptar que había privado de la vida a la niña.

Relató que el día de los hechos, vio a la infante pasar afuera de su domicilio y la hizo ingresar al inmueble. Después de jugar un rato con ella la llevó hacia un vehículo que se encontraba dentro de su vivienda y ahí abusó sexualmente de ella. Para evitar que la niña gritara la apretó del cuello hasta que perdió el conocimiento y posteriormente la llevó hacia la parte más lejana del inmueble, donde le colocó un alambre en el cuello y apretó hasta asegurarse de que no presentara signos vitales. Finalmente, enterró el cadáver al interior del mismo domicilio para ocultarlo.

En el transcurso del fin de semana, la madre del menor agresor percibió un olor fétido en su patio de lavado, lo cual comentó a su esposo, quien al buscar el origen de tal situación notó que parte de una extremidad humana salía de la tierra. Al conocer la situación ambos padres del menor agresor, se pusieron de acuerdo y durante la madrugada de ayer domingo desenterraron los restos de la menor, para colocarlos en bolsas de plástico y llevarlos a tirar en el sitio donde fueron localizados.

Los indicios establecen de manera contundente que se trata de la menor Dulce Cecilia, lo cual será confirmado con las pruebas de genética forense.

Es importante mencionar que existían varias líneas de investigación y que en todas se trabajó hasta lograr el esclarecimiento de los hechos; la principal para la fiscalía estuvo siempre enfocada en que la menor nunca salió del pueblo y que los hechos habían ocurrido dentro de su contexto social; sin embargo, lamentamos que otra línea de investigación fue la que se derivó de la información que proporcionó la policía municipal de Colón, relacionada con un vehículo en el que se había visto a una menor de edad salir del pueblo ese día 8 de marzo  en compañía de un hombre adulto.

Cabe señalar que el menor agresor tiró los tenis de la niña y otros indicios en puntos diferentes de la comunidad con la finalidad para tratar de desviar la atención de la investigación.

Con esta información, la Fiscalía solicitó y obtuvo de un Juez de Control la orden para catear una vivienda, diligencia que fue ejecutada esta misma mañana y de la cual se derivó el hallazgo de más restos óseos, así como algunos otros indicios biológicos.

Del mismo modo, se obtuvo una orden de aprehensión para el menor imputado de estos hechos, misma que fue cumplimentada hace unos momentos. Por cuanto ve a la participación de otras personas que pudiesen haber cometido diversos delitos relacionados con los hechos que nos ocupan, en las próximas horas se estará solicitando orden de aprehensión en su contra.

La Fiscalía General del Estado solicitará el máximo castigo para los responsables de estos hechos.

Durante la conferencia de prensa, el vicefiscal de persecución del delito Humberto Pérez González, señaló que la pena máxima para el menor de 14 años sería de hasta 3 años de prisión.