Indicador Político
Twitter: @CR_indipolitico

Las cosas se están aclarando: la mano del Instituto Nacional Electoral se encuentra meciendo la cuna del conflicto académico-estudiantil en el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económicas) tensando las observaciones críticas al proceso interno de designación de nuevo director por la renuncia de Sergio López Ayllón.

Pero sería, como en otros casos, un asunto de hipocresía política del actual INE: el encargado de reventar la designación del nuevo director del CIDE por presuntas irregularidades procedimentales fue nada menos que el brazo derecho del consejero electoral presidente Lorenzo Córdova Vianello: Edmundo Jacobo Molina, eterno secretario ejecutivo del INE.

Y se habla de hipocresía porque una chicana jurídica realizada por el doctor en derecho constitucional Córdova logró en febrero de 2020 imponer la reelección de Jacobo en el INE, con un salario superior al del presidente de la república y para completar un imperio burocrático de 18 años en el cargo, como cuña caciquil de Córdova para el siguiente consejero presidente después de que termine su periodo en 2023. Córdova escondió la propuesta de reelección sin ponerla en la orden del día de la sesión del consejo y le mereció el epíteto de antidemocrático, un insulto porque Córdova se asume como el Sumo Sacerdote de la Democracia Mexicana Antipopulista.

La sesión en el CIDE del pasado lunes 29 de noviembre para la designación del nuevo director registró una participación de doble cara de Jacobo porque no presentó objeciones, pero horas después circuló en medios el posicionamiento del Instituto denunciando irregularidades, a pesar de que su propia reelección en el INE tuvo más objeciones que el proceso interno del CIDE.

Maestros del CIDE se han apoderado del plantón estudiantil a las afueras de las instalaciones del centro educativo, muy al estilo de los plantones perredistas. Pero es fácil identificar entre los promotores a funcionarios del propio Centro: Daniel Ventosa, director de Economía, Pablo Kalmanovitz, director de Relaciones Internacionales, y Catherine Andrews, exsecretaria académica que quiso operar el albazo de consolidación de profesores antes de la designación del nuevo director.

La actual crisis en el CIDE fue arrastrada por errores en la dirección de López Ayllón (2013-2021). Una nota publicada en La Silla Rota el 16 de diciembre de 2019 reveló denuncias de acoso, presiones, intentos de suicidio dentro de instalaciones educativas y profesorado antiestudiantil, sin que López Ayllón como director buscara soluciones. Ahora mismo, inclusive, los profesores tienen su propia agenda que no recoge quejas estudiantiles, aunque manipulan a los estudiantes para agitar las protestas.

Los profesores luchan por los estímulos extrasalariales y los permisos para mantener plazas y dar clases en otras universidades. La Coordinación Administrativa del CIDE es el mecanismo de privilegios. En los hechos, el CIDE con Enrique Cabrero (2004-2012) y Sergio López Ayllón se manejó con los mismos métodos de control de los dineros y de sometimiento de profesores con los que ha operado la Sección XXII de maestros de la CNTE de Oaxaca: corrupción y sometimiento de lealtades.

Algunas versiones han revelado que el poder real en el CIDE es Enrique Cabrero Mendoza, quien fue director del CIDE en los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón y el gobierno priísta de Enrique Peña Nieto lo colocó en la dirección del CONACYT, y hoy se encuentra bajo la investigación de peculado por desvío de fondos públicos. Al salir del CIDE, Cabrero impuso como su sucesor a López Ayllón, quien recién renunció al cargo para no responder a cuestionamientos del CONACYT actual, aunque configura con Cabrero y el INE el grupo de interés que está estimulando la desestatalización estudiantil del Centro. Y las redes llegan al senador expanista y exmorenista Germán Martínez Cazares.

En la sesión del lunes Jacobo-INE no objetó el proceso de designación del nuevo director, pero después circuló su posicionamiento para, a decir de uno de los académicos asistentes, “crear una turbulencia” en el Centro y promover un movimiento estudiantil contra el gobierno federal.

Política para dummies: La política comienza como un juego de fuerzas, se desarrolla como juego de fuerzas y termina… como juego de fuerzas.

Indicador Político se suma al ambiente de sucesión presidencial 2024. Inscríbase a la red de WhatsApp de la revista digital semanal Palacio Nacional 2024: Ana Karina Sánchez López, [email protected] WhatsApp: 55-1058-6460 y consultar www.indicadorpolitico.mx

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

[email protected]

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh