QUERÉTARO, Qro., 21 de octubre de 2019.-Durante el 2019, incendios y retrasos en la temporada de lluvias impactaron el desarrollo del sector agropecuario en la entidad; a estos factores se sumó la reducción de recursos federales en diversos programas.

Estos fenómenos han afectado aproximadamente 32,000 hectáreas, en detrimento de la productividad de los productores locales, explicó el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Carl Heinz Dobler Mehner.

La disminución en la precipitación pluvial, dijo, ha colocado en una delicada situación al campo queretano, a lo que se agregan los 70 incendios que se presentaron este año y que se complicaron frente a la insuficiencia de personal y equipo para atender los siniestros.

Los incendios generaron afectaciones en diversas hectáreas, así como 14,000 hectáreas que dejaron de sembrarse por los retrasos en la lluvia y 18,000 hectáreas siniestradas, cuyo cultivo se perdió, también por la insuficiencia de agua.

Además de la escasa precipitación pluvial, el bajo nivel de productividad del campo genera un estancamiento de los precios en el mercado, así como un incremento en los insumos del sector agropecuario.

Sigue leyendo en El Economista