QUERÉTARO, 31 DE MAYO 2017.-  Eugenio Alejandro Torres Pombo, Subdirector de Prevención y Protección a la Salud de la Dirección Médica, afirmó que el tabaquismo “tiene consecuencias graves y cuesta mucho dinero a los servicios de salud”, informó que de acuerdo a la OMS el consumo de tabaco mata anualmente a 6 millones de personas, causa alrededor de 600 mil muertes prematuras y ocasiona mucho daño a la niñez, pues alrededor de 700 millones de infantes respiran aire contaminado de quienes fuman.

Sergio Blanca Álvarez, delegado del ISSSTE en Querétaro, informó Las “Clínicas contra el Tabaquismo” del ISSSTE, se pusieron en marcha, desde hace 10 años, para combatir este problema de salud en la entidad.

También se impulsaron programas como: PrevenISSSTE Cerca de ti, Módulo de Abuso de sustancias adictivas, campañas de Información y así la designación de Edificios Libres de Humo de Tabaco a fin de atender la problemática de las adicciones, especialmente al tabaco.

Actualmente se cuenta con la red nacional más amplia de Clínicas para Dejar de Fumar y el ISSSTE, es el único en proporcionar los medicamentos de vanguardia a nivel internacional para combatir esta adicción.

“Durante 2016 se le informó a un total de 2 mil 769 personas derechohabiente y no derechohabientes; se dieron 115 pláticas y sesiones de educación para la salud; 539 mensajes en áreas de salud, escolares y laborales; 1,078 materiales impresos y mil actividades de divulgación interna y en medios. Acciones de promoción y campañas para inhibir el consumo del tabaco y sensibilizar sobre los daños que ocasiona a la salud”, precisó.

La atención en el ISSSTE, incluye tratamiento farmacológico de vanguardia (Vareniclina y Anfebutamona) de demostrada eficacia internacional como inhibidores del hábito tabáquico, muy importante para superar el síndrome de la abstinencia.

Destacó que en el 2016 se atendieron a 39 personas de las cuales solo 7 desertaron, 21 son hombres y 18 mujeres con una edad promedio de 51 años. Buscaron ayuda fumadores desde 21 a 72 años.

Se enseña a los pacientes a manejar el estrés, realizar técnicas de relajación, valorarse a sí mismos y aprender a solucionar problemas sin la necesidad de consumir tabaco.

Agustín Munguía Mercado que recién tomó la Coordinación de la Clínica para Dejar de Fumar, resalta que la clave del éxito es la suma de voluntades del equipo multidisciplinario a en apoyo a los fumadores: Médicos que dan el tratamiento, Psicólogos que informan sobre daños de la adicción, Enfermería que monitorea los signos vitales y Trabajo Social que forma grupos, difunde y recupera pacientes que abandonan el tratamiento.