QUERÉTARO, Qro. 11 de enero del 2017.- El vicario general de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, anunció que la iglesia mexicana exige a los gobernantes a construir sus políticas públicas pensando en los pobres, ya que el alza a los precios de las gasolinas no se verá reflejada únicamente en los litros que se pongan en los autos, sino que esto generará una escalada de precios en la canasta básica y los productos de primera necesidad de los mexicanos.

«El llamado que hacen los obispos es a mirar desde abajo, para que las medidas económicas respondan a una macroeconomía porque somos parte del mundo, pero que lo hagan pensando en la canasta básica del pobre, en la vida de los de abajo, ya que de lo contrario los pobres serán más pobres y no alcanzarán una vida digna».
De acuerdo con el vicario de Querétaro los dos pesos qu se pagarán por cada litro de gasolina también se verán reflejados en todos los productos que sean transportados vía terrestre, ya que estos aumentos se verán reflejados en el costo final del consumidor, generando con ello aumentos impagables para la clase obrera y trabajadora que únicamente llega a ganar un salario mínimo.
«No se trata solamente del aumento de dos pesos a la gasolina, porque son dos pesos en cada litro, pero después se refleja en el tanque, después irán dos pesos más en el huevo, las tortillas, el transporte, y al fin del día no serán solo dos pesos, será una escalada en todos los productos, hasta que al final un trabajador que gana el salario mínimo al mes, al final del mes tendrá que pagar 500 pesos o más, y las familias no tendrán de dónde sacar estos recursos y el dinero para poder sobrevivir».
Asimismo aseguró que este tipo de medidas económicas causará que la pobreza en México crezca, así como las desigualdades sociales, ya que los recursos que se podrían generar para los programas asistenciales no tendrían un impacto lo suficientemente importante para apalear estos altos precios.
«Con este aumento nos preguntamos de donde sacará la gente el dinero para sobrevivir, ya que si no hay un ajuste en los salarios de manera general no habrá posibilidad de los mexicanos puedan tener una vida digna, además que incluso se les complicaría el poder sobrevivir y enfrentar esta compleja situación económica».