QUERÉTARO, Qro., 7 de julio 2020.- La Fiscalía General de la República (FGR) anunció que ha sido identificado un resto óseo de uno de los estudiantes de Ayotzinapa, identificado como Cristian Alfonso Rodríguez, en la Barranca de la Carnicería, en el municipio de Cocula, Guerrero, distinto al basurero.

En conferencia de prensa, el  titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Iguala, Omar Gómez Trejo informó que del 21 al 29 de noviembre de 2019 se hizo la búsqueda en la Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula, en el que se recuperaron 15 indicios, que fueron embalados en el lugar para su procesamiento en presencia de los representantes de las familias.

Explicó que en febrero de 2019, la evidencia recuperada fue analizada por los servicios periciales de la FGR en presencia de los representantes de las familias y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Tras analizarlas, detalló el fiscal, llevó las piezas personalmente, en valija diplomática, al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, que en junio pasado comunicó que los restos pertenecen al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.  

“El 19 de junio de 2020, la Universidad de Innsbruck comunicó que, después de realizar los análisis a las piezas óseas enviadas, una de ellas corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los jóvenes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014”, indicó.

Y sentenció: “Para mayor certeza, los resultados de Innsbruck fueron analizados por el Equipo Argentino de Antropología Forense, que concluyó de forma coincidente que una de las piezas óseas pertenece a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, correspondiente a una extremidad inferior”.

¿Y la «verdad histórica»?

La semana pasada, el Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, informó que solicitó ayer al Poder Judicial 46 órdenes de aprehensión en contra de servidores públicos de diversos municipios del estado de Guerrero por delitos de desaparición forzada y delincuencia organizada en relación al caso de los 43 normalistas de desaparecidos de Ayotzinapa.

“Es necesario dejar muy claro que estos delitos no habían sido ni investigados, ni judicializados, en las diligencias que en su momento realizó la Procuraduría General de la República”, dijo.

En un mensaje a medios, Gertz Manero señaló que dichas órdenes solicitadas se unen a las ya obtenidas el pasado 10 de marzo, en contra de funcionarios de la entonces Procuraduría General de la República, entre ellos, el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, quien, dijo, huyó del país, y que ya cuenta con orden de aprehensión y con ficha roja de INTERPOL, para su localización a nivel internacional.

El Caso Ayotzinapa ha tomado diversos cursos, pero el que fue aceptado por el gobierno de Enrique Peña Nieto fue la llamada «verdad histórica», difundida por el entonces procurador, Jesús Murillo Karam, e investigada desde la AIC, a cargo del ahora prófugo Tomás Zerón.

Este es sin duda un avance de primera relevancia en la investigación. A más de 5 años de los hechos, ha sido identificado un resto humano perteneciente a una de las víctimas. Éste, además, no fue tirado ni encontrado en el Basurero de Cocula, ni en el río San Juan”, refirió.

Aseguró que con este nuevo hallazgo, como lo señaló el fiscal Alejandro Gertz Manero, “la verdad histórica se acabó. Y enfatizo, el caso sigue abierto. La Unidad a mi cargo trabaja para contar con pruebas objetivas”.

¿Cuál es la llamada «verdad histórica» del caso Ayotzinapa?

Los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan, en Guerrero, por integrantes del grupo Delincuencia Guerreros Unidos, porque fueron señalados de pertenecer a Los Rojos, grupo contrario.

Esa es la “verdad histórica” que planteó el 27 de enero de 2015 el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, cuando en conferencia de prensa ofreció un informe sobre los últimos avances, hasta ese momento, del caso Iguala, acompañado de Tomás Zerón de Lucio, quién se desempeñaba como director en Jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR.

En su mensaje, Murillo Karam se refirió a las conclusiones del caso como la verdad histórica, sustentada en una investigación exhaustiva, profunda y seria, con resultados científicos.

Con información de El Universal