QUERÉTARO, Qro., 18 de septiembre 2020.- De acuerdo con datos de Globocan, se estiman 18.1 millones de casos nuevos de cáncer y 9.6 millones de muertes por cáncer en 2018 en el mundo. El cáncer de pulmón es el cáncer más comúnmente diagnosticado (11.6% del total de casos) y la causa principal de muerte por cáncer (18.4% del total de muertes por cáncer).

Seguido del cáncer de seno femenino (11.6%), cáncer de próstata (7.1%) y cáncer colorrectal (6.1%) por incidencia y cáncer colorrectal (9.2%), cáncer de estómago (8.2%) y cáncer de hígado (8. 2%) para mortalidad.

El Dr. Héctor Martinez Said, Cirujano Oncólogo y líder internacional en el tratamiento del melanoma y presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología (SMeO), señala que “el cáncer de pulmón es uno de los cánceres más frecuentes y con una mortalidad elevada entre los hombres. Entre las mujeres, el cáncer de seno es el cáncer diagnosticado con mayor frecuencia y la principal causa de muerte por cáncer”.

“Sin embargo, el cáncer diagnosticado con mayor frecuencia y la principal causa de muerte por cáncer varían sustancialmente entre países y dentro de cada país, dependiendo del grado de desarrollo económico, los factores sociales y de estilo de vida asociados”, comenta el Dr. Martínez Said.

Por su parte, el Dr. Omar Macedo, Médico oncólogo, adscrito a la Clínica de Tórax del Instituto Nacional de Cancerología, menciona que, “en las últimas décadas la inmunoterapia se ha convertido en una parte importante del tratamiento de algunos tipos de cáncer. Se están probando tratamientos innovadores en de inmunoterapia, y descubriendo nuevas formas de trabajar con el sistema inmunitario a un ritmo rápido.”

¿Cómo funciona la inmunoterapia contra el cáncer?

Como parte de su función normal, el sistema inmunitario detecta y destruye las células anormales y más probablemente impide o frena el crecimiento de muchos cánceres. Las células inmunitarias se encuentran algunas veces en los tumores o alrededor de ellos. Estas células, llamadas linfocitos infiltrantes de tumores o TIL, en inglés, son un signo de que el sistema inmunitario está respondiendo al tumor.

Aun cuando el sistema inmunitario puede impedir o hacer lento el crecimiento del cáncer, las células cancerosas tienen formas de evitar la destrucción por el sistema inmunitario. Por ejemplo, las células cancerosas pueden:

Tener cambios genéticos que las hacen menos visibles al sistema inmunitario.
Tener proteínas en su superficie que apaga las células inmunitarias.
Cambiar las células normales alrededor del tumor para que interfieran con la forma como el sistema inmunitario responde a las células cancerosas.
La inmunoterapia puede ayudar al sistema inmunitario a actuar mejor contra el cáncer.