QUERÉTARO, Qro., 28 de julio 2021.- El subcoordinador general médico de Servicios de Salud del Estado de Querétaro (SESEQ), Luis Juan Ostos Mondragón, presidió la primera reunión ordinaria del Comité Estatal de Vigilancia Epidemiológica.

En el aula “Dr. José Manuel Septién de la Llata”, Ostos Mondragón invitó a fortalecer las acciones de promoción de la salud y de vigilancia epidemiológica, a fin de proteger la salud de la población queretana. 

El responsable estatal del Reglamento Sanitario Internacional, José Francisco Hernández Puga, informó a los miembros del comité sobre la situación actual de la pandemia por COVID-19 a nivel mundial, nacional y estatal. 

Mencionó que el estado de Querétaro, se encuentra con una tasa de incidencia de tres mil 147 casos por cada 100 mil habitantes.

Comunicó que  los municipios más poblados son los que registran una mayor densidad de casos en la entidad, reportándose en primer lugar el municipio de Querétaro con 49 mil 827 casos positivos, San Juan del Río con cinco mil 976 y Corregidora con cuatro mil 220 casos.

Enfatizó que en Querétaro, la nación y el el mundo hay un ascenso acelerado de incidencia de casos de la enfermedad COVID-19.

La distribución por género se presenta de forma homogénea entre mujeres y hombres. Con relación a los grupos de edad hay incremento en la incidencia a partir de los 15 años, siendo el grupo más afectado el de 25 a 29 años con el 13.3% de los casos.

El jefe del Departamento de Enfermedades Transmisibles, Armando Medina Castañeda, expuso acerca del Dengue y el comportamiento que tuvo esta arbovirosis en el estado en 2020 y primer semestre 2021.

Los síntomas y signos del dengue son: fiebre, ataque al estado general, dolor de cabeza, dolor retroocular y de articulaciones, a veces puntitos rojos en la piel; los casos graves presentan sangrado y pueden causar la muerte. En caso de presentar síntomas sugestivos, se debe solicitar atención médica y no automedicarse.

Se resaltó la importancia de revisar patios y azoteas de las casas y eliminar los posibles criaderos de moscos, desechando aquellos objetos que no tienen una utilidad o tapando, volteando o protegiendo del agua los que sí se usan (estrategia Lava, Tapa, Voltea y Tira).