MÉXICO, 24 DE MAYO 2017.- Al igual que la historia del perrito japonés «Hachiko», un can en Cadereyta fue leal a su humano y perdió la vida al evitar que lo mordiera una serpiente de cascabel, destaca Excélsior.

Coincidentemente el valiente perrito llevaba el nombre de «Hachi», un husky de 4 años de edad que murió el lunes en Cadereyta.

Gerardo González Chapa relató que el jueves pasado «Hachi» protegió a su padre, Leopoldo González Leal, cuando se encontraba en su casa en la calle Matamoros, en el centro de Cadereyta.

Eran como las siete de la tarde y escuché que los dos perros que tenemos ladraban hacia el piso, no se veía muy bien», contó González Leal, propietario de la mascota.

Al acercarme me percaté que era una víbora de cascabel; la serpiente intentó morderme y el perrito se atravesó y él fue el que recibió la mordida en la parte superior de su nariz».

Por la intervención de «Hachi», González Leal tuvo oportunidad de matar a la serpiente con un palo y solicitó ayuda a un veterinario de la localidad para atender al perrito lesionado.

LEER MÁS AQUI