QUERÉTARO, Qro., 11 de octubre de 2018.- El Secretario de Gobierno Estatal, Juan Martín Granados Torres, enfatizó que el Gobierno del Estado no permite algún tipo de chantaje por un aumento a la tarifa del transporte público.

Esto luego del paro que se registró el día de ayer debido a «razones de orden logístico y a que personas que dentro de la empresa siguen teniendo una tutela directa sobre ciertos operadores».

«Ni tampoco será cómplice de ninguna petición particular», recalcó.

Asimismo, advirtió que el Estado aplicará la ley para iniciar procedimientos disciplinarios en contra de los concesionarios, de no prestarse el servicio; aunque, indicó que antes de aplicar la normativa siempre habrá las mesas de diálogo y consenso.

Por su parte, el director de la empresa móvil QroBús, Fernando Medina Cano, garantizó que el servicio del transporte colectivo en la zona metropolitana se prestará con normalidad durante los siguientes días, para no afectar nuevamente a los usuarios.

Asimismo, confirmó que el paro de unidades no fue una decisión unánime de los concesionarios que integran QroBús.

Señaló que por tal motivo se estableció una mesa de diálogo con las autoridades estatales, la cual será permanente para llegar a un consenso sobre varias peticiones.

Las autoridades no dieron a conocer el número de unidades que dejaron de prestar el servicio el día de ayer, ni el número de usuarios afectados.

Tampoco, informaron si habría o no un alza a la tarifa, y de ser así, para cuándo.