CUAUTLA, Mor., 6 de Marzo del 2019.- Florencio Ixpango Merino, dirigente de la Unión y Fuerza Indígena y Campesina (UFIC) admitió que procederá legalmente por abusos cometidos en su contra desde el momento de su detención la semana pasada.

Por poco más de seis días, el líder fue encarcelado al ser involucrado en un caso de despojo de una década atrás cometido en Amayuca, del municipio de Jantetelco por el que aún deberá desahogar pruebas con testigos para acreditar que en su momento, se encontraba en otro punto de la entidad, con autoridades del sector agropecuario.

“Fui golpeado con saña, de manera violenta. No me permitieron comunicarme, fue un abuso. Familiares se estuvieron preocupando por el hecho de no saber de mi”, señaló al recordar que por varias horas circuló en redes sociales que había desaparecido.

Más información Aquí