CIUDAD DE MÉXICO., 11 de julio de 2019.- ¿Te imaginas vivir en una isla privada lejos de todo el ruido de la ciudad, sin tráfico, sin contaminación, sin gente y con vista paradisíaca? Suena increíble ¿no es cierto?.

Aunque no lo creas, una familia tuvo la oportunidad de vivir en isla Bardsey tres años, sin embargo, al primer día desistieron al ‘sueño’ .

El granjero Ned Schanrer, de 44 años, su esposa Sophie de 45 y sus dos hijos ganaron el poder pasar tres años en la reserva natural que cuenta con una gran casa, una granja, y un observatorio.  Derrotaron a 50 familias que buscaban vivir ahí. 

El día esperado llegó, sin embargo, tras pasar unas horas decidieron abandonar la misión, ¿la razón? su pequeño hijo de 10 años cayó sobre unas rocas y tuvo que ser trasladado en avión al hospital por una grave lesión en la pierna.

Continúa en Excélsior