CIUDAD DE MÉXICO., 28 de octubre de 2021.- Durante 2020 en México se contabilizaron, mediante los registros administrativos generados a partir de los certificados de defunción suministrados por las oficialías del Registro Civil, los Servicios Médicos Forenses y los cuadernos estadísticos proporcionados por las Agencias del Ministerio Público, un total de 1 086 743 muertes, según el INEGI.

La tasa de defunciones registradas por cada 10 000 habitantes fue de 86, superior en 27 unidades respecto a la información definitiva del año anterior. Las mayores tasas de defunciones registradas por cada 10 000 habitantes por entidad de residencia habitual ocurrieron en Ciudad de México con 116, Chihuahua con 105, Sonora con 94, Morelos y Veracruz de Ignacio de la Llave con 93.

En contraparte, las entidades que reportaron las tasas más bajas fueron Quintana Roo con 59, Baja California Sur con 61, Querétaro con 63 y Aguascalientes con 67.

Del total de defunciones registradas, 98.5 por ciento (1 069 958) corresponden a muertes ocurridas durante 2020, 1.2 por ciento (14 425) a muertes ocurridas en 2019 y 0.2 por ciento restante (1 672) a defunciones que acontecieron en 2018 y en años anteriores. En 688 casos no se especificó el año de la defunción.

La presente publicación incluye también una estadística sobre el exceso de mortalidad donde se consideran las defunciones ocurridas de 2015 a 2020. Si bien para 2020 las defunciones registradas son 1 086 743, esta cifra contempla fallecimientos de registro extemporáneos, por lo que las defunciones ocurridas entre enero y diciembre de 2020 son 1 076 417 y el complemento extemporáneo o no especificado es de 10 326.

El exceso de mortalidad contempla por tanto las defunciones ocurridas de enero a diciembre 2020.

A partir de la metodología de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) basada en canales endémicos y semanas epidemiológicas, los resultados a nivel nacional se muestran en la gráfica siguiente.

De acuerdo con la información registrada durante el periodo de 2015 a 2019, se esperaban de enero a diciembre de 2020 un total de 749 496 defunciones y ocurrieron 1 076 417, por lo que con base en estos resultados se tiene un exceso de mortalidad por todas las causas de 326 921, equivalente al 43.6 por ciento.

Durante 2020, 92.4 por ciento (1 004 083) de las defunciones se debieron a enfermedades y problemas relacionados con la salud presentando un aumento de 3.6 por ciento con respecto a 2019 y 7.6 por ciento (82 660) a causas externas: accidentes (32 356), homicidios (36 773), suicidios (7 896) y eventos de intención no determinada (5 573) que se caracterizan porque el certificante manifiesta carecer de elementos para clasificar la defunción en alguna de las categorías previas. Las categorías previas se complementan con otras causas externas (62).

En las primeras cuatro de las causas de muerte referidas, se observa una mayor proporción en hombres, representando 78.4 por ciento de los accidentes, 87.9 por ciento de los homicidios, 81.7 por ciento de los suicidios y 82.4 por ciento de eventos de intención no determinada.

Cabe destacar que de las 5 573 defunciones que corresponden a eventos de intención no determinada, 12.8 por ciento tuvo como medio de agresión un arma de fuego o un arma blanca.  Los homicidios son la octava causa de muerte en la población en general (36 773, 3.4 por ciento) y la sexta causa de muerte en hombres (32 336, 5.6 por ciento).

Por problemas de salud, las tres principales causas de muerte a nivel nacional fueron las enfermedades del corazón (218 704, 20.1 por ciento), la covid-19 (200 256, 18.4 por ciento) y la diabetes mellitus (151 019, 13.9 por ciento).