QUERÉTARO, Qro., 30 de enero de 2018.- Sólo fueron tres los aspirantes que prsentaron examen de conocimiento y de idoneidad, en la búsqueda de la candidatura del PRI hacia el Senado de la República. El ambiente era casi hostil, se respiraba desconfianza porque desde la madrugada del domingo, se ventiló desde la cúpula tricolor que el elegido era Ernesto Luque.

De hecho Braulio Guerra y Hugo Cabrera, llevaron al notario público numero 1 Alberto Reyes Carrillo para que diera fe de la presentación de dicho examen. Pidieron que los tres aspirantes firmaran cada examen de los competidores para que quedara acentuado que el resultado que se presentará sea el real conforme lo ahí contestado.

Sin embargo, Ernesto Luque se opuso a esa medida y según revelan, de manera sorpresiva terminó la contestación del cuestionario en un lapso menor a media hora, mientras que Braulio Guerra y Hugo Cabrera tardaron casi dos horas en resolver la temática.

Las preguntas consistieron en temas relacionados con la constitución y cuestiones legislativas, muy técnicas y muy especificas acerca de los procedimientos legales.

En breve diálogo con Quadratín Querétaro, posterior a la presentación del examen, el diputado federal Hugo Cabrera externó su deseo de que las autoridades tricolores sean imparciales en la definición del candidato al Senado. «Quiero seguir confiando en mi partido», subrayó.

Añadió que una imposición deja en riesgo en Querétaro no sólo la consecución del triunfo en la propia senaduría sino también en la propia contienda presindencial, porque la militancia ya no deja que se juegue con su sentimiento político y menos con sus proyectos por Querétaro.