MÉXICO, 23 de junio 2020.- Las medidas de higiene y sana distancia que se han implementado en México y el mundo para contener la Covid-19 necesariamente transformarán a la industria del entretenimiento en vivo, que tendrá que trabajar con una reducción en los aforos, desinfectar exhaustivamente los recintos, así como promover la transmisión de eventos en línea para adaptarse a la “nueva normalidad”.

“Las noticias no son buenas para la industria en el corto plazo porque la expectativa es que justamente aun si se regresa al new normal la recuperación será muy lenta por el miedo de las personas hasta que tengamos una vacuna”, anticipó en entrevista Anderson Ramires, Socio Líder de TMT & Digital Services de PwC.

La industria del entretenimiento, junto con la de turismo, la aeronáutica y automotriz, han sido de las más golpeadas por la pandemia de coronavirus, que ha cobrado la vida de miles de personas.

En 2019, los ingresos totales de la música en vivo en México fueron de 225 millones de dólares (mdd) y la consultora PwC pronosticó que aumentarían hasta 276 mdd en 2020, según su publicación Entertainment and Media Outlook México 2016-2020.

Sin embargo, promotoras de entretenimiento como Ocesa, Dorado Music Group y Boletia tuvieron que cancelar todos los eventos de marzo, abril, mayo y, en algunos casos, los que restan del año debido a la crisis sanitaria lo que les ha dejado en ceros durante estos meses y con un panorama complicado para el futuro.

Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), una de las principales empresas participantes en la industria mundial de espectáculos fuera de casa, es una de las protagonistas al hablar de las compañías más afectadas por la cancelación de eventos masivos.

En el primer trimestre del año, CIE Entretenimiento, que tiene el 60% de la participación accionaria de Ocesa, reportó una caída en sus ingresos del 6%, a 2,143 millones de pesos (mdp), en comparación con el mismo periodo del año pasado, debido a los más de 200 eventos cancelados en marzo por el coronavirus.

“El decremento en los ingresos es consecuencia de una serie de eventos y festivales que fueron cancelados tras la suspensión de actividades definida por el gobierno federal y otras autoridades. Dichos conciertos y festivales han sido en su mayoría reprogramados, y en algunos casos, cancelados”, dijo en su reporte financiero la compañía, una de las más importantes en México y América Latina en la organización de festivales de música, obras teatrales y eventos deportivos.

Con información de Forbes