MÉXICO, 16 de septiembre del 2016.- El escudo nacional, la imagen de un águila parada sobre un nopal que devora una serpiente, es un emblema de pertenencia y unidad que ciudadanos del país y de varias partes del mundo identifican, aseguró el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, señaló El Informador.

En declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Matos Moctezuma explicó que el símbolo patrio alude en tiempos antiguos al dominio que los mexicas ejercieron sobre otros pueblos mesoamericanos, el cual quedó registrado en representaciones tempranas del emblema.

Prueba de ello fue el Teocalli de la Guerra Sagrada, un monolito del Posclásico Tardío (1250-152 d.C) que narra el episodio en que su fundador y deidad Huitzilopochtli venció en batalla a su sobrino Copil, cuyo corazón arrojó en un lago para que surgiera el «tenochtli» (tunal).

De acuerdo con su profecía, sobre aquel lugar debía posarse el águila que salió de Aztlán para la fundación de México-Tenochtitlán.

Más información AQUÍ