ESTADOS UNIDOS, 4 de noviembre 2019.- Si manejas por las calles de Kuwait no verás a estas mujeres. Están detrás de puertas cerradas, privadas de derechos básicos, incapaces de huir y en riesgo de ser vendidas al mejor postor.

Pero si coges un smartphone, puedes navegar entre miles de sus fotos, categorizadas por razas y disponibles para vender por unos pocos miles de dólares.

Bajo este sistema, conocido como Kafala, un trabajador doméstico no puede cambiar o renunciar a su trabajo, ni tampoco dejar el país sin el permiso de su patrocinador.

Una investigación de BBC News Arabic ha descubierto cómo trabajadoras domésticas se venden y compran dentro de un mercado negro online al alza, habilitado por aplicaciones alojadas en Google Play y la App Store de Apple, y hashtags impulsados ​​por algoritmos a través de Instagram, propiedad de Facebook.

Mercado de esclavos

«Están promoviendo un mercado de esclavos online», dijo Urmila Bhoola, la relatora especial de formas de esclavitud contemporáneas de las Naciones Unidas. «Si Google, Apple, Facebook o cualquier otra compañía albergan herramientas como estas, tienen que rendir cuentas por ello».

Nueve de cada diez hogares en Kuwait tienen un trabajador doméstico. Vienen desde algunas de las partes más pobres del mundo hasta el Golfo en un intento de hacer dinero suficiente para apoyar a sus familias en casa.

Encubiertos como una pareja recién llegada a Kuwait, un equipo de BBC Arabic habló con 5 usuarios de la app y visitó más de una docena de personas que intentaban vender sus empleados domésticos a través de una popular aplicación llamadas 4Sale.

Casi la totalidad de los vendedores confiscaban los pasaportes de las mujeres y les ofrecían un escaso o inexistente acceso a sus teléfonos.

Más información en BBC