Colima,Colima., 2 de agosto del 2018.-Luego de la “estrepitosa derrota electoral” que sufrió en los comicios federales y estatales el pasado 1 de julio, donde perdió la presidencia de la República, Senado, Diputaciones Federales y donde no obtuvo ninguna diputación de mayoría para la próxima Legislatura Local, el Partido Revolucionario Institucional en Colima se encuentra en una “profunda crisis financiera”, en la que “no cuenta con recursos económicos” para poder pagar los salarios de sus más de 80 empleados permanentes (administrativos de servicios) y directivos, y a cambio de ello les entregó como pago “vales de gasolina y despensas alimenticias”.

Diversos trabajadores de dicho instituto político denunciaron que el pasado miércoles =dos días después del pago de sus respectivas quincenas= se les notificó que por instrucciones del presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, el pago de salarios se realizaría al 50 por ciento con dinero en efectivo, cheque o depósito bancario, y el resto “con vales de gasolina y despensas”, pues según se justificó “no hay dinero para cubrir la nómina”.

Personal y directivos del Partido Revolucionario Institucional manifestaron su inconformidad por tal decisión, pues incluso “ese trueque” =vales de gasolina en lugar de dinero en efectivo= se le hizo al personal administrativo que no cuenta con vehículo, lo cual resulta ilógico y es una aberración”.

Asimismo, señalaron que el Comité Directivo Estatal del PRI cuenta con múltiples adeudos con proveedores y prestadores de servicios por los gastos realizados en el pasado proceso electoral, precampañas y campañas, a quienes se les han detenido sus pagos por la misma causa: “la crisis financiera”.

Expresaron que el pasado miércoles uno a uno de los trabajadores y directivos del PRI Estatal fueron llamados a las oficina de la responsable de Finanzas de ese instituto político “donde se explicó la situación, la difícil situación, económica por la que atraviesa el PRI en estos momentos y se nos anunció que el pago salarial se haría únicamente por el 50 por ciento en cheque, depósito o en efectivo y el resto sería entregado en vales de gasolina y despensas”.

A cada empleado y directivo se le advirtió que “de no aceptar esta forma de pago =truque de dinero por vales de gasolina- tendrían que esperar hasta que la situación económica mejore para poder cobrar integro su salario”.

Expresaron que en el PRI estatal existen “diversas irregularidades financieras”, empezando por una fallida construcción de lo que sería la próxima sede del PRI Estatal (en Calzada Galván) que tiene más de un año detenida y en la que cual, supuestamente, se erogaron poco más de 28 millones de pesos. Y solo se colocaron 15 0 20 vigas de acero y no hay dinero para continuar con esa obra.

Cabe mencionar que el PRI Estatal para el proceso electoral 2017-2018 obtuvo un financiamiento público ordinario por parte del Instituto Electoral del Estado de 7 millones 322 mil 638 pesos con 07 centavos y del financiamiento para actividades específicas de 209 mil 148 pesos con 93 centavos.

Asimismo, como financiamiento para campañas electorales (diputados locales y ayuntamientos), según acuerdo aprobado por el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Colima de fecha 18 de septiembre del 2017, el PRI recibió 3 millones 661 mil 319 pesos con 4 centavos.

En total, para el proceso electoral 2017-2018, el PRI Colima recibió un financiamiento público del orden de los 11 millones 193 mil 105 pesos, aproximadamente, más las aportaciones que simpatizantes y militantes hicieron para enfrentar estos comicios, lo cual podría ser una cantidad similar al financiamiento público, esto es, pudieran ser 22 millones 386 mil 210 pesos.

Pese a ello, el PRI estatal se encuentra descapitalizado, en crisis financiera, y con adeudos a proveedores y prestadores de servicios, además de no contar con recursos económicos para el pago de nomina.