QUERÉTARO, Qro., 21 de noviembre de 2020.- «Si se quiere ser un territorio inteligente la gobernanza metropolitana es elemental, como si fuera el esqueleto con el que vamos a hacer el cuerpo de este nuevo urbanismo», manifestó Gabriel Ballesteros, al dictar la Conferencia Magistral «Retos de la Institucionalización de las Zonas Metropolitanas», en el marco del Foro Intergremial Querétaro Planeado.

Reconocido urbanista queretano y uno de los fundadores de estos foros intergremiales, Gabriel Ballesteros dijo que la gobernanza metropolitana es posible, «aunque hay voces que dicen que los presidentes municipales nunca van a ceder el poder a una instancia metropolitana, por los egos, por los colores partidistas, pero el problema de naturaleza jurídica, que es el Art 15 Fracción I que dice «cada municipio será gobernado por un Ayuntamiento de elección popular directa… y no habrá autoridad intermedia entre éste y el gobierno del estado».

Explicó que los temas metropolitanos, son la planeación, infraestructura vial, tránsito, transporte, movilidad, el suelo y las reservas territoriales y el uso eficiente del territorio, destino del uso de suelo, gestión integral del agua y de los recursos hidráulicos, gestión de la ecología y el aprovechamiento sustentable del medio ambiente, equipamiento regional e imagen urbana entre otros.

Subrayó que la movilidad y la seguridad también son temas prioritarios que se deben tratar con especial interés. «La nueva Ley General de Asentamientos Urbanos, dice en su Artículo 36, que es una obligación generar la gobernanza metropolitana, y deberán generarse los instrumentos de carácter obligatorio que aseguren la acción coordinada de los tres órdenes de gobierno».

«La palabra obligatorio que viene ahí, no la pusieron nuestros legisladores de manera ligera, si la ponen es porque pretenden que efectivamente haya obligatoriedad. Pero si nos vamos al 115 Constitucional, cuando se han venido dando las reformas a los códigos urbanos y leyes de desarrollo urbano de los estados, las reformas a armonizarse con la nueva Ley de Desarrollo Urbano, varias están en controversias constitucionales, como Tamaulipas, donde el gobernador la echó para atrás y sigue siendo el estado el que autoriza nuevos asentamientos».

«Los cuatro retos son: la voluntad política, la capacidad de producir una interacción institucional de la zona, la capacidad de crear capacidad operativa y el reto normativo, es decir hay que crearles a muchos municipios, el andamiaje jurídico que necesita la metrópoli en ese territorio municipal especifico y hoy en día, el más atrasado es el Municipio de Querétaro; hoy Corregidora tiene un nuevo reglamento de construcciones y Querétaro sigue trabajando con uno de 1993, que es un conflicto para ingenieros y arquitectos».

Dijo que hoy aún se está a tiempo de hacer un Consejo Metropolitano que con visión señale cómo debe ser la planeación y la proyección del crecimiento en Querétaro, «y con participación ciudadana se podría tener mayor contundencia y seguimiento, evitando los cambios de gobierno».