ÁFRICA., 8 de mayo de 2018.- Ciudad del Cabo, la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica y una de las grandes aglomeraciones urbanas del continente, se enfrenta a una crisis de falta de agua sin precedentes. Este año, sus 4 millones de habitantes se vieron obligados a reducir el consumo de agua y las autoridades cortaron el suministro a los agricultores. Las medidas ayudaron a posponer la crisis, pero el riesgo todavía se cierne sobre la urbe africana, señala Bloomberg.

Según la agencia, las seis presas principales de Ciudad del Cabo están de promedio a un 21% de su capacidad, una cifra casi un 2% inferior al año pasado. Si las lluvias invernales no mejoran la situación y ponen fin a tres años de sequía, la amenaza del llamado ‘día cero’ –cuando de los grifos dejará de salir agua– volverá a cernerse sobre la ciudad a principios de 2019.

Los expertos señalan que existen opciones para evitar este escenario apocalíptico:

1. Introducir más restricciones sobre el uso del agua, como aumentar los precios e instalar aparatos que limiten el consumo de agua a cuotas diarias de 50 litros por persona.

Lee más en RT