MÉXICO, 2 de agosto 2021.- Durante 2020, 51.9 por ciento de los hogares mexicanos experimentó alguna dificultad para satisfacer sus necesidades alimentarias, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos 2020 (ENIGH), que elaboró el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En 14 entidades este número fue mayor. En Guerrero, llegó a 72.8 por ciento de los hogares; en Oaxaca, 69.8 por ciento, y en Tabasco, 65 por ciento.

“Con la reducción en ingresos que sufrieron las familias en 2020 a causa de la pandemia, no sólo se vieron castigados rubros no esenciales como el entretenimiento, también aquellos que son considerados básicos, como alimentación y educación”, dijo Jesús Sánchez, investigador de la UNAM.

Ante este escenario, dijo, es previsible que los números de pobreza que se van a dar a conocer en los próximos días aumenten. El año pasado, en México se registraron 35 millones 749 mil 659 hogares, de los cuales 18 millones 558 mil 304 presentaron ese problema durante los últimos tres meses a la encuesta.

Según el Inegi, estas familias no tuvieron dinero o “recursos no monetarios” para la adquisición de alimentos, como son producción
propia para autoconsumo, trueque de mercancías o apoyos alimentarios públicos y privados, como entrega de despensas.

En 2018, 46.8 por ciento de los hogares del país también tuvo alguna dificultad para satisfacer sus necesidades de alimentos, el equivalente a 16 millones 275 mil 976. Ello implica que, en los últimos dos años, al menos dos millones 280 mil familias se sumaron a este problema.

Con información de El Heraldo