QUERÉTARO, Qro., 25 de marzo 2020.- El Senador Juan José Jiménez propuso reformar la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes para que, en los procesos de divorcio o separación, se establezca que en la primera audiencia se señale la fecha para que se puedan practicar los exámenes psicológicos a los menores involucrados y con ello determinar de manera oportuna si existe o no alienación parental.

La propuesta ingresada contempla la adhesión de la fracción IV en el artículo 4 y crea el artículo 23 Bis de la Ley en comento, para que la alienación parental sea identificada desde el principio del proceso jurisdiccional y no se afecte a las niñas, niños y adolescentes.

La alienación parental se da cuando uno de los progenitores, influyen en el menor de edad con la finalidad de destruir o de impedir que los lazos afectivos se desarrollen de una manera adecuada.

Juan José Jiménez señaló que el 11 por ciento de la población es separada o divorciada y que los indicadores, según el INEGI de 2016 a 2017 los divorcios incrementaron 5.6% y los matrimonios descendieron 2.8%.

“Es lamentable que los menores en los procesos de separación se tomen como moneda de cambio y los propios padres provoquen daños psicológicos a sus propios hijos con tal de afectar a la pareja, se estima que un 30% de los casos de divorcio están relacionados con situaciones de interferencia o manipulación parental” comentó el senador por Querétaro.

Esta iniciativa cumple con las disposiciones para garantizar el principio de Interés Superior del Menor para buscar siempre alternativas y que ellos no se vean afectados por ningún factor “pues es importante no anteponer los intereses personales antes que los de las niñas, niños y adolescentes de nuestro país” concluyó el senador Juan José Jiménez.