QUERÉTARO, Qro., 28 de noviembre del 2017.- Solo tres personas que laboraban en la Defensoría de los Derechos Humanos del estado de Querétaro han sido despedidas por ser parte de la plantilla inflada que heredó la pasada administración y por no ser de “absoluta confianza”, expresó la ombudsman Roxana de Jesús Ávalos Vázquez.

Lo anterior, luego de que se diera a conocer que en los últimos dos meses se registraron 21 nuevas contrataciones en diversas áreas de la dependencia, lo que, a decir de la titular del organismo, evidencia una inflación en la plantilla laboral que se dio durante los últimos meses de gestión de la pasada administración.

Ávalos Vázquez expresó que será necesario reorganizar las funciones al interior de la Defensoría para que el gasto que actualmente se destina a cubrir el salario de las personas recién contratadas puedan servir a la actividades operativas de la institución.

“Tanto que hablar como los despidos pues no, más bien lo que tengo que hacer es reorganizar porque necesito que esa nómina que está inflada se reduzca sobre todo porque es presupuesto para el trabajo de operación de la oficina” dijo.

De igual forma, la presidenta aseveró que necesita conformar su equipo de trabajo con personas de “absoluta confianza” por lo que no se permitirá la estancia de aquellos empleados que le pasen información al antiguo titular de la dependencia Miguel Nava Alvarado.

“No es una cuestión personal es una cuestión de que la ciudadanía me dio un encargo a través del poder legislativo para trabajar por en la defensa de los derechos humanos para eso necesito formar un equipo de mucha confianza que no esté dando informes al extitular” culminó.