QUERÉTARO, Qro., 15 de septiembre de 2021.- El crecimiento poblacional y el desarrollo económico son dos factores que presionan el suministro de energía eléctrica en la entidad, componentes que se acompañan de la generación de gases de efecto invernadero.

Se estima que para el año 2032 la demanda eléctrica de la entidad incremente 70%, expuso el subsecretario de Medio Ambiente de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Ricardo Torre Hernández.

Las condiciones del estado, expuso, se caracterizan por tener una economía creciente, así como una tasa de crecimiento poblacional que ronda en dos puntos porcentuales al año.

En este contexto se entretejen los retos que tiene el estado en materia de descarbonización, es decir, para reducir las emisiones de carbono y transitar hacia sistemas de mayor eficiencia energética.

“Cuando desarrollamos durante el 2018 y el 2019 nuestra línea base de crecimiento de las emisiones, las invariables del crecimiento de la población y desarrollo económico de la entidad eran los factores que más empujaban la curva de la línea base hacia arriba (…) Tenemos prospectado un crecimiento en la demanda del sector eléctrico para el año 2032 de alrededor de 70%, contando apenas la línea base”, pronunció.

El fomento a la innovación, dijo, es elemental en las estrategias de descarbonización que se implementen; aunado a hacer frente a los desafíos locales para satisfacer las necesidades poblacionales. 

Actualmente en la entidad se cuenta con una planta de producción de energía eléctrica que abastece únicamente una tercera parte de la energía de la entidad; mientras tanto se cuenta con una constante demanda en los rubros residencial, industria, transporte, entre otros.  

“Estas nuevas familias que llegan al estado llegan con necesidades de transporte, de energía, de empleo y todo esto refleja un aumento y atención muy específicamente en el sector de energía, muy cargada todavía en el sector de hidrocarburos por el tema de la matriz energética con la que cuenta hoy día Querétaro. Es un estado netamente importador de energía, no producimos ni petrolíferos, sólo una pequeña planta de producción de energía eléctrica que abastece sólo una tercera parte de la energía eléctrica de la entidad”, mencionó.

Lee más en El Economista