CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre de 2019. — La Fiscalía General de la República (FGR) trabaja en base a las denuncias que se presentan tras la violencia registrada en Culiacán, Sinaloa, por la detención del hijo de El Chapo Guzmán, Ovidio Guzmán López.

“Estamos recibiendo ya las denuncias, vamos a iniciar un procedimiento muy claro y muy preciso, esto no va a ser otro Ayotzinapa se los digo con toda claridad”, respondió el fiscal Alejandro Gertz Manero este lunes, durante una conferencia de prensa.

“Aquí se van a establecer las responsabilidades con toda precisión, con todo apego a la Ley y con toda transparencia, no es una cosa que se hace de un día para otro, no es un asunto fácil, es un tema muy complicado pero en la Fiscalía asumimos plenamente y vamos a llevar una investigación que sea ejemplar, no va a quedar impunidad de ninguna naturaleza”, aseguró.

Gertz Manero informó que un grupo de fiscales serán enviados a Sinaloa para establecer las responsabilidades que ameriten en este caso, ocurrido el jueves 18 de octubre pasado. Apuntó que en el mes de septiembre, el Gobierno de los Estados Unidos emitió una solicitud de detención con fines de extradición de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Lee más en Quadratín México