Los López de México

La muerte anda de ronda: más de 35 mil muertes y cerca de 300 mil
casos confirmados.

El “pico” de contagios por Covid 19 ocurriría el 15 de agosto, aunque
para el presidente de México, Andrés Manuel López, la pandemia “va a
la baja y está perdiendo intensidad”.

Al epidemiólogo Hugo Lopez-Gatell lo alcanzó el futuro: somos el
cuarto país con más muertes en el mundo.

«Está más lenta la epidemia que en otros países», se consoló.

Ahora mismo Estados Unidos abandera el número de muertes, seguido de
Brasil, Reino Unido…y México.

Estudiosos aseguran que a mediados de agosto habremos dejado atrás al
Reino Unido en cuanto a contagios y muertes y que, al paso que vamos,
nos situaremos en un segundo lugar.

En un descuido estaríamos gritando: Hey you, Míster…

Por la epidemia, y de acuerdo con la Secretaría de Salud, 34 personas
mueren cada hora en nuestro país.

La tasa mexicana de mortalidad es tal alta que los gobernadores del
PAN (Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Durango,
Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán) pidieron al
secretario Jorge Alcocer una reunión, “urgente”, para poner en claro
el reproche de Gatell a sus medidas de prevención.

Al cierre de esta entrega aún no los tomaban en cuenta.

El presidente Obrador insiste en que recobremos la libertad en la
«nueva normalidad»; total, “no pasa nada”.

A ver quién le hace caso ahora que, en la CDMX, el Estado de México,
Tabasco, Puebla, Veracruz, Guanajuato, Sonora y Baja California anda
de ronda la muerte.

Medios de prensa refieren que la Organización Mundial de la Salud
(OMS) averigua si el mortal virus se transmite por vía aérea en
lugares cerrados al hablar, toser o cantar.

En el inter, ese organismo ya advirtió que el des confinamiento en
México es “demasiado acelerado” y que, de ocurrir un nuevo revés, la
población indígena y quienes presentan alguna discapacidad (motriz,
visual, del habla, auditiva, para vestirse, bañarse o comer,
intelectual o mental) estarán más propensos a contraer la enfermedad
que tiene en jaque al mundo.

Indígenas y discapacitados han sido abandonados por las autoridades.

Como decíamos, la epidemia va para largo.

A mediados de agosto se presentaría “el pico” y habría un rebote en el
mes de octubre.

En nuestra opinión, los gobiernos de México y el mundo debieran hacer
obligatorias las medidas de control, si de verdad quieren terminar con
la pandemia.

La muerte de ronda anda. Anda de ronda la muerte.

Mail: [email protected]