Palo dado ni Dios lo quita.

En la faena del martes 13, la autoridad electoral castró al toro
alborotado que un día sí y otro también pateó el proceso electoral de
junio.

 “Que no le rasquen los huevos al toro porque nos van a encontrar…” retaba.

Con su gordura por delante, el toro castrado, apodado “macerdonio”, ex
alcalde de Acapulco, senador con licencia y 3 veces candidato a
gobernador arremetía: Oleé, ole, ole, el INE va a caer, a caer.

Quien cayó y calló fue un animal que en el campo le conocen como buey.

Al buey guerrerense el Instituto Nacional Electoral lo volvió
“manejable” y “manso”, manso con “A”.

Atrás quedaron sus valentonadas, sus fantochadas: ¿No le gustaría al
pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova? ¿Sí les gustaría
saber dónde está su casita de lámina negra, que cuando llueve se gotea
y moja su cuerpo, ¿sí? ¡cabroncito!”

Macerdonio no sólo amenazó con “desaparecer” al INE. Pretendía llevar
su protesta a las casas de los consejeros que le quitaron la
candidatura: “Los vamos a hallar a los siete”

“Yo nomás le digo al INE, si quieres seguir jugando, va a ser como el
juego de billar, también se va a ir la bola blanca a la buchaca, al
hoyo nos vamos a ir. Si se va Félix también se van ellos, nos vamos
juntos y se les acaba su mensualidad de 250 mil”

El presidente del Consejo General, Lorenzo Córdova condenó el
amedrentamiento y las amenazas: “Si hay quien no lo entiende, pues qué
lástima, pero el INE no se va a enganchar en una disputa”.

En su oportunidad, el TEPJF había establecido que Salgado Macedonio
era precandidato de morena y por lo mismo, estaba obligado a reportar
gastos de publicidad.

La tarde de este martes, seis consejeros electorales, entre ellos Ciro
Murayama y Lorenzo Córdoba dieron para atrás a la candidatura del toro
encabritado.

Pablo Amílcar Sandoval, hermano de la secretaria de la función Pública
y Adela Román Ocampo perdieron igualmente su registro cuando trataron
de burlar la ley.

Luis Walton podría convertirse en el nuevo abanderado del partido gobernante.

Tras incitar a la violencia y conocer el resolutivo, macerdonio se
marchó a su tierra grulla, sin haber conocido el palacio donde vive su
padrino, Andrés Manuel.

Deje le recuerdo que capar es extirpar o inutilizar los testículos, o
los testículos y el pene del hombre o de un animal macho.

Félix Salgado macerdonio es ahora un toro castrado, capado pues.

Mail: [email protected]