CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre de 2020.-Con guardias de 24 horas de trabajo, implementado escrupulosas medidas de autoprotección y siguiendo al pie de la letra los protocolos hospitalarios para el manejo de pacientes con Covid 19, Luis Roberto Hurtado cumple con su trabajo al interior del Centro Médico Naval, su función pareciera muy simple, pero requiere de una gran concentración y de pensar cada uno de los movimientos que realiza, dado que se dedica a recoger las sabanas, batas y prendas de cama de los pacientes con SARS CoV-2.

Su jornada inicia a las 7:30 horas y a lo largo del día tiene que sujetarse a cuatro horarios definidos para la manipulación de las prendas de los enfermos con Covid 19 y la intención de acatar un cronograma reside en establecer una vía libre para evitar encontrarse en los pasillos con personal médico o de enfermería mientras se transportan a la lavandería las batas, sabanas, cobijas, colchas y demás ropa hospitalaria.

A las 5 horas, 11 horas, 17 y 23 horas, Luis Roberto en un día de guardia recorre los pasillos para retirar de las camas las prendas que transportará al área de lavandería,  donde de inmediato ingresan a las tinas de las lavadoras y se inicia con el ciclo de desinfección.

Durante 11 años ha trabajado como lavandero en la institución naval, pero desde que inicio la pandemia sabe que cualquier descuido puede ser la diferencia entre mantenerse sano o contagiarse.

Por más equipo de protección que utiliza y al aplicar la experiencia en el manejo de pacientes con Covid 19, siempre permanece en Luis Roberto la preocupación no solo de contagiarse sino de llevar el virus a su casa.

Más información Aquí