CIUDAD DE MÉXICO, 3 de octubre de 2018.- Médicos del Hospital Rural IMSS-Prospera en Tlaxiaco, Oaxaca, salvaron la vida de una madre y su bebé mediante una compleja cirugía, que implicó la extracción total del útero con el feto dentro y el parto posterior.

Ambas se encuentran bien y fueron dadas de alta a los pocos días. La paciente, de 30 años y residente de una localidad de la Mixteca, fue intervenida de emergencia al detectarse preclamsia severa, placenta previa total (placenta que cubre totalmente el orificio cervical uterino) y placenta acreta (invasión placentaria de la vejiga), por lo que se decidió la interrupción inmediata de su embarazo de 35 semanas.

La placenta acreta es considerada una urgencia obstétrica debido a su alta mortalidad materno fetal, ya que es causa de hemorragia masiva durante la atención del parto y posterior, así como lesiones a vejiga e intestinos.

De acuerdo a un comunicado del Seguro Social, Marco Antonio Martínez Castellanos, director del Hospital Rural IMSS-Prospera No. 34, explicó que Juana Reyes Melchor ingresó al nosocomio con un embarazo aparentemente sin complicaciones y con datos de ultrasonido obstétrico que referían placenta normal. Sin embargo, ya internada reportó intenso dolor púbico y sangrado escaso.

A la exploración se le diagnosticó preeclampsia con datos de severidad y en la sala de operación se le detectó placenta previa total y placenta acreta.

Para evitar riesgos a la madre y a la bebé se decidió realizar una histerectomía total abdominal con feto in útero, es decir, la extirpación total del útero con el feto dentro y la extracción posterior del bebé. En la intervención nació una niña de 2.570 kilogramos.

Una vez realizado el delicado procedimiento, la madre y la niña fueron estabilizadas y no se requirieron cuidados de terapia intensiva, por lo que ambas pudieron salir del Hospital Rural IMSS-Prospera de Tlaxiaco a los pocos días.

Lee más en Quadratín México