GUADALAJARA, Jal., 29 de julio de 2021.- No fue el mejor partido de México. Sufrió lo indecible ante Canadá. Su defensa se vio por grandes lapsos frágil y nerviosa. Tuvo que llegar un zapatazo agónico de Héctor Herrera, al minuto 98, para salvarlo todo.

El Tricolor se impuso por 2-1 en el NRG Stadium, de Houston, Texas y está en la Final de la Copa Oro, donde enfrentará el próximo domingo a Estados Unidos. Antes del silbatazo inicial ya era un partido especial.

Se guardó un minuto de silencio en memoria de Zizinho, fallecido apenas horas antes. Su hijo, Jonathan dos Santos, aparecía como titular de México. Pese a la dura noticia, fue él quien decidió quedarse con el equipo en lugar de viajar para estar cerca de su familia.

El técnico Gerardo Martino apostó por él de arranque. El Tricolor era marcado favorito y dio al principio alguna sensación de peligro. Como al minuto 1, con un cabezazo de Rogelio Funes Mori que detuvo Maxime Crépeau o al ‘8, cuando un disparo de Héctor Herrera, desde fuera del área y por el centro, fue bien atrapado por el guardameta canadiense. 

La respuesta vino al ‘12, cuando Richter Laryea escapó por la izquierda, se llevó a Edson Álvarez y entró al área. Cerca de linea de fondo, Alfredo Talavera salió para achicar y tapa con las manos. Enseguida, Jesús Manuel Corona desbordó por la derecha y mancó un centro que Rogelio Funes Mori bajó de pecho, soltó un derechazo potente que tapó Doneil Henry, al ‘15.

Pero entonces vino el primer aviso de que México podría pasarlo mal. Grave error de Carlos Salcedo, que dejó botar la pelota cerca de su área. Le ganó Tesho Akindele el esférico y tocó atrás. Con Alfredo Talavera mal parado, le pegó de primera Stephen Eustáquio y el esférico se fue apenas por encima del arco, al ‘16. Susto provocado por una clara desconcentración.

México no encontraba por dónde. Rogelio Funes Mori filtró para Jesús Manuel Corona, que cayó dentro del área, el árbitro no marca nada. El reclamo del atacante naturalizado fue intenso en exceso. Exigió que se marcara falta. La jugada siguió, los mexicanos estaban calientes y hubo un conato de bronca.

Empujones sobre la cancha. La jugada se revisó de forma tardía en el VAR. Después de ver las repeticiones en la pantalla, el árbitro señaló la falta de Doneil Henry sobre el Tecatito. Penal para México en la agonía de la primera parte. Al minuto 45, Orbelín Pineda se paró frente al manchón para cobrar de pierna derecha. Aguantó bien el movimiento del arquero hacia su derecha y le toca al otro lado para el 1-0 del Tricolor.

El equipo completo abrazó a Jonathan dos Santos y se hincaron para elevar las manos hacia el cielo. Gol dedicado a Zizinho. En la segunda parte, otra grave equivocación de la defensa. Carlos Salcedo intentó tirar la línea cerca del medio campo. No salió a tiempo y el pelotazo largo dejó en buena posición a Tajon Buchanan, quien escapó por la izquierda. Salcedo lo persiguió y lo encaró mano a mano dentro del área.

El canadiense hizo una bicicleta. La finta le permitió soltar un derechazo raso, al poste más lejano. Superó al arquero Alfredo Talavera. Las redes se movieron con el 1-1 de Canadá, al minuto 56. Los reclamos se hicieron presentes. Pero la jugada fue revisada silenciosamente por la gente del VAR y no se dio marcha atrás.

El gol fue válido. México pasaba por su peor momento, no sólo por el primer tanto en contra en lo que va de la Copa Oro, sino por la fragilidad y nerviosismo cada que el rival atacaba. Más tarde, Jesús Manuel Corona fue por una pelota en la orilla del área. Fue al césped tras un contacto con Mark-Anthony Kaye. El árbitro marcó falta afuera. El VAR le pidió revisar. Tras ver las repeticiones, lo señaló dentro. Penal para el Tricolor.

Carlos Salcedo pidió el balón. Quería sacarse la espina del error. Aunque no es un cobrador habitual, sus compañeros lo dejaron. El zaguero central se paró frente al manchón al minuto 65. Pateó con pierna derecha. Potente y cruzado, pero a media altura. El guardameta canadiense adivinó perfecto la trayectoria. Se lanzó y desvió el disparo.

Carlos Salcedo se equivocó en el gol del empate y ahora dejaba escapar la posibilidad de recuperar la ventaja. México estaba tocado. Theodor Corbeanu se quedó cerca de darle vuelta al marcador, cuando soltó un zurdazo que buscaba el poste más lejano, pero Alfredo Talavera voló y a mano cambiada evitó el gol, al minuto 76. El Tricolor no podía reponerse.

Al ‘85 volvió a tocar la puerta, con un centro del Chaka Rodríguez, que Rogelio Funes Mori cabeceó y pasó a centímetros del poste. Dos minutos después, el encuentro se paró por la aparición del grito homofóbico. La afición no entiende y la expresión, prohibida y penada por la FIFA, sigue presente en las tribunas. Sobre todo, cada vez que el equipo la pasa mal en la cancha.

Después de la reanudación, una peinada de Héctor Moreno le quedó a Rodolfo Pizarro, pero el portero salvó a su equipo del gol, al ‘93. El empate parecía decretado. El árbitro agregó siete minutos y se jugaba ya el 98 cuando Rodolfo Pizarro controló dentro del área. Tocó hacia atrás. Por el centro, Héctor Herrera prendió de zurda el balón, como venía. El remate raso superó al arquero. Las redes se movieron con el agónico 2-1.

Los jugadores corrieron hacia la banca, para celebrar con Jonathan dos Santos. De nuevo elevaron los brazos para dedicar el tanto al recién fallecido Zizinho.

El juego se extendió hasta los 104 minutos. Canadá terminó volcado al frente. México aguantó como pudo. No hizo su mejor partido, pero al final se llevó la victoria que lo pone en la Final de la Copa Oro.

El próximo domingo, buscará ante Estados Unidos refrendar su título en la Concacaf. Aquel que fuera gigante del área, esta noche sufrió increíblemente.

Con información de Quadratín Jalisco