CIUDAD DE MÉXICO, 10 de febrero de 2019.- San José Sánchez del Río fue un niño que se enlistó en las filas de los cristeros y que murió mártir en la persecución religiosa que sufrió México en la segunda década del siglo XX.

De acuerdo a su biografía, que detalla la Agencia Católica de Informaciones, nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, una ciudad localizada al centro-occidente de Michoacán, casi colindante con Jalisco.

En 1926, cuando se decretó la suspensión del culto público en su país por el gobierno de Plutarco Elías Calles, José tenía apenas 13 años y 5 meses.

En aquel tiempo, como respuesta a la legislación anticlerical que estaba orientada a restringir la libertad religiosa, laicos, presbíteros y religiosos católicos decidieron levantarse en armas en defensa de la fe y se les dio el nombre de Cristeros.

Más información Aquí