CIUDAD DE MÉXICO, 3 de noviembre de 2019. — “Yo te curo y Dios te sana”, solía decir San Martín de Porres, el santo de la escoba y patrono de los barberos, a los grandes señores y hombres sencillos que acudían en busca de su ayuda.

Su fiesta se celebra cada 3 de noviembre. De acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones, San Martín nació en Lima en 1579. Desde niño sintió predilección por los enfermos y los pobres.

Aprendió el oficio de barbero y algo de medicina. A los quince años pidió ser admitido como “donado”, es decir, como terciario, en el convento de los Dominicos. En su servicio de enfermero no hacía diferencia entre pobres y los que más tenían, aunque tuvo que pasar por experiencias de incomprensión y envidia. En 1603 hizo su profesión religiosa.

Más información Aquí