ESTADOS UNIDOS., 27 de noviembre de 2020.- Personas que han superado el covid-19 han comentado que se les han caído algunos dientes sin sangrar. Otras afirman que sus encías son más sensibles o que sus dientes han tomado un color gris o se han astillado, indicó la periodista Wudan Yan para The New York Times.

La periodista cuenta que, a principios de noviembre, Farah Khemili se encontraba comiendo una menta y notó una sensación extraña en la boca: un diente inferior se movía contra su lengua.

La señora Khemili, de 43 años, no había perdido ninguna pieza adulta hasta entonces. Tocó el diente para confirmar que estaba suelto, pues pensaba que el problema podría ser la menta. Al día siguiente, el diente solo cayó de su boca hacia su mano, sin sangre ni dolor.

Khemili sobrevivió a una batalla contra el coronavirus durante la primavera, por lo que se unió a un grupo de apoyo en línea, pues ha soportado una gran cantidad de síntomas experimentados por otros pacientes recuperados: niebla mental, dolores musculares y dolores nerviosos.

De acuerdo con Wudan Yan, aún no existen pruebas rigurosas de que contraer covid 19 pueda provocar la pérdida de dientes, pero, entre el grupo de apoyo de la señora Khemili, encontró a otras personas que también sufrieron pérdidas de piezas dentales o encías sensibles.

Quienes han sufrido dicha pérdida sospechan que el coronavirus podría estar relacionado con el padecimiento, con lo que se sumaría a otros síntomas como dedos de los pies hinchados y pérdida de cabello.

Algunos dentistas, en consideración a la falta de datos, se han mostrado escépticos de que el covid 19 pueda causar síntomas dentales, indica Yan.

Sin embargo, los problemas dentales existentes pueden empeorar como resultado del coronavirus, agregó, especialmente a medida que los pacientes se recuperan de las infecciones agudas y lidian con sus efectos a largo plazo.

Algunos expertos dicen que los médicos y dentistas deben estar abiertos a tales posibilidades, especialmente porque más del 47 por ciento de los adultos de 30 años o más tienen algún tipo de enfermedad periodontal, entre las que se incluyen infecciones e inflamación de las encías y los huesos que rodean los dientes, según un informe de 2012 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Continúa en Milenio