QUERÉTARO, Qro., 21 de septiembre de 2020.- Urge incidir en el proyecto de vida de la juventud, esto para combatir la incidencia de embarazos no deseados a los que se enfrenta el sector, declaró la especialista Juana Serret, con motivo del Día Mundial del Embarazo.

A nivel mundial existe un incremento 10 a 14 años de edad, este aumento se registra entre la población de 12 a 14 años en el caso de México, declaró al enfatizar que resulta indispensable que los jóvenes tengan acceso a los métodos anticonceptivos, así como a una correcta educación sexual.

En el 2018 se efectuaron 287 mil 754 consultas para la revisión del embarazo en adolescentes de 10 a 19 años, esto en hospitales públicos del sistema nacional de salud, de ellas, 6.2 % fueron niñas de entre 10 y 14 años.

De las mujeres de 15 a 49 años de edad, en el 2018 no usaron algún tipo de preservativo 28.4%, al afirmar que no tenían planeado tener relaciones, cifra mayor a la reportada en el 2014, que fue del 22.7%, esto con datos del INEGI.

Quienes se enfrentan a un embarazo no deseado también son impactadas a la discriminación, abandono escolar, pobreza, desigualdad, incluso a la posibilidad de que sus hijos tengan alguna discapacidad.

La estrategia Nacional para la prevención del embarazo en la adolescencia (ENAPEA) incluye diversos temas, entre ellos educación integral en las escuelas, eliminar las barreras para acceder a los servicios de salud, además de que debe garantizarse que encuentren clínicas amigables.

Los métodos a ofrecerse deben ser en función al desarrollo a los propios adolescentes, sin dejar de considerar que los más efectivos son los de larga duración: implantes, dispositivos intrauterinos e inyecciones trimestrales.
Para recibir consejería sobre la salud sexual, el adolescente únicamente requiere gestionar un formato en el que se le autoriza, por un adulto, recibir dicha atención.