GUADALAJARA, Jal., 26 de julio de 2021.- En el Centro Acuático de Tokio, había la esperanza de que México pudiera conseguir su segunda medalla de los Juegos Olímpicos. Diego Balleza y Kevin Berlín se presentaban en la Final de clavados sincronizados desde la plataforma de 10 metros.

Pero solamente les alcanzó para terminar en la cuarta posición de una prueba en la que Gran Bretaña sorprendió al arrebatar la medalla de oro a China, que había ganado esta prueba en las últimas cuatro ediciones. La dupla mexicana fue la segunda de ocho que entró en acción. Abrió su participación con un clavado adentro en posición B.

Buena sincronización en su primera ejecución de las dos obligadas con un máximo de 2.0 grados de dificultad. Alcanzaron un puntaje de 50.40 para ubicarse después de la primera ronda en la sexta posición.

Los primeros clavados, los más sencillos de los seis programados por cada pareja, son importantes en las Finales de este deporte, pues todos utilizan la misma dificultad, mientras que en los libres se puede marcar la diferencia aumentando los grados, lo que favorece para obtener un puntaje mayor y ubicarse mejor en la tabla de posiciones.

Para la segunda ejecución, los mexicanos tiraron un clavado hacia atrás en posición B, con 2.0 de dificultad. Repitieron con 50.40 puntos tras conocer las calificaciones de los jueves. Con 100.80 unidades, se mantuvieron en la sexta posición después de las rondas obligatorias.

La zona de medallas se encontraba a 4.20 y la apuesta era por elevar el grado de dificultad en los siguientes turnos. Balleza de 26 años y Berlín de 20, subieron a la plataforma por tercera ocasión para ejecutar un clavado hacia adentro, tres y media vueltas, con 3.2 grados de dificultad. Con 76.80 puntos por esta ejecución, llegaron a 177.60 y les alcanzó para a la quinta posición al llegar a la mitad de la competencia.

México se encontraba a cinco unidades del tercer puesto, que le pertenecía al Comité Olímpico Ruso. Para el cuarto turno, la dupla nacional tiró un clavado inverso, tres y media vueltas, 3.4 grados de dificultad. Los jueces castigaron un poco la ejecución mexicana y sumaron solamente 75.48 puntos, para un acumulado de 253.08, lo que costó caer de nuevo a la sexta posición. Quedaban solamente dos rondas por delante y la distancia al bronce era de 19.5 unidades.

En el penúltimo clavado, los mexicanos metieron su mayor grado de dificultad: 3.7, en un clavado al frente, cuatro y media vueltas. La ejecución no fue pulcra y se sumaron 72.15 unidades para 325.25 en total. La dupla culminó la ronda en el quinto puesto, pero la lucha por las medallas ya se veía muy complicada pues el tercer lugar estaba a 25 puntos.

Berlín y Balleza subieron por última vez a la plataforma para tirar un clavado hacia atrás, dos y media vueltas, con dos y medio giros en posición B y 3.6 grados de dificultad. Fue su ejecución que más puntos sumó, con 82.02 para el total de 407.31 que les permitió concluir la competencia en la cuarta posición. No hubo medalla para México en el Centro Acuático de Tokio.

La presea de oro se definió de forma dramática, pues al llegar a la última ronda, la dupla de Gran Bretaña, integrada por Thomas Daley y Matty Lee, tenía ventaja de solamente 1.74 puntos sobre los chinos Yuan Cao y Aisen Chen. Los británicos tuvieron una extraordinaria última ejecución.

La pareja de China no pudo reponerse de un error que cometieron en su cuarto turno, a pesar de que cerró la competencia con un fantástico clavado. Al final, Gran Bretaña se llevó la medalla de oro con 471.81 puntos, con una mínima ventaja sobre China, que terminó con 470.58.

El podio lo completó la pareja del Comité Olímpico Ruso, integrada por Aleksandr Bondar y Viktor Minibaev. Así, se acabó el dominio chino, que había ganado esta prueba en los últimos cuatro Juegos Olímpicos.