XALAPA, Ver., 23 de marzo de 2021.- Tiene 94 años. Su cuerpo encorvado refleja el paso del tiempo. El rostro de Don Goyo luce algo castigado por el Sol producto de esos eternos jornales en los cañaverales del municipio Ángel R. Cabada, en Veracruz. A su edad, sigue empuñando con fuerza su machete para cortar caña, para vivir, para poder comer.

La historia de Don Goyo la compartió Karla Patricia Obil Mayoral en su cuenta de Facebook. Quedó marcado el 18 de marzo en su muro. De entre el cañaveral apareció con su gorra de los Vaqueros de Dallas un señor de edad avanzada…

Se le notaba cansado. Tenía las manos hinchadas y cubiertas de tierra y los pies descalzos.

Karla le ofreció un vaso de refresco a este hombre que hacía una comida al día. Le contó que tenía hijos, pero ya habían hecho su vida y se encontraban muy lejos. Así que tenía que trabajar.

A seis años de cumplir el siglo de edad, a Don Goyo lo “mueve” al hablar de su familia. En casa no hay alguien con quien conversar. Ahí le esperan su fiel “Chocolate”, un perro criollo, y unas gallinas.

POR DON GOYO…

Karla Patricia emprendió una campaña para solicitar apoyo para Don Goyo. Al día de compartir la historia le hicieron llegar una despensa y cien pesos. Algunos medios publicaron la realidad de un hombre que a su edad debería tener otro presente.

Continúa en Excélsior