CIUDAD DE MÉXICO., 15 de febrero de 2019.- En las zonas centrales de México con fuerte presencia del huachicoleo, las mujeres se han convertido en objetivo de la “guerra de exterminio” que libran las bandas criminales que se disputan el control del robo de combustible, similar a la lucha entre cárteles rivales del narcotráfico o la de un conflicto armado, recalca la feminista María Salguero Bañuelos.

Autora de un mapa interactivo que documenta desde 2016 el feminicidio en todo el país —al que ahora añade las estadísticas del huachicoleo—, Salguero, geofísica del Instituto Politécnico Nacional(IPN), indicó que existe un vínculo entre la extracción ilegal de hidrocarburos, que registró un crecimiento en los últimos años, y el incremento de asesinatos de mujeres en los municipios que forman el “triángulo del huachicol” en Guanajuato: Celaya, Salamanca, Irapuato, León, Apaseo el Grande y Apaseo el Alto.

¿Cómo encontró la relación que existe entre feminicidio y huachicol?

—Hay patrones de violencia similares en los cuerpos de las mujeres asesinadas, son encontrados en caminos de terracería, con signos de tortura, con el tiro de gracia o con narcomensaje. Al ser la gasolina lo que se pelea, las plazas, las mujeres son vistas como botín de guerra, las usan como trofeo, se trata de una guerra de exterminio hacia el enemigo, pero también hacia las familias.

Continúa en El Universal