AFGANISTÁN, 24 de julio 2017.- Un atacante suicida talibán se inmoló el lunes en un coche bomba en la parte oeste de Kabul, y dejó al menos 35 muertos y más de 40 heridos, dijeron fuentes del Gobierno, en uno de los peores ataques en la capital afgana en las últimas semanas. Informa Reuters.

La policía acordonó la zona, ubicada cerca de la casa del viceprimer ministro Mohammad Mohaqiq, en una parte de la ciudad donde viven muchos miembros de la comunidad hazara, principalmente chií.

El ataque suicida, que tuvo como objetivo a personal del Gobierno, continuó con la violencia imparable que ha cobrado la vida de más de mil 700 civiles en Afganistán este año.

Los talibanes, que luchan contra el Gobierno respaldado por Occidente y con una coalición dirigida por la OTAN por el control de Afganistán, han lanzado una oleada de ataques en el país en los últimos días, activando la violencia en más de media decena de provincias.

«Estaba en mi tienda cuando de repente escuché un sonido terrible y como resultado todas las ventanas de mi tienda fueron destrozadas», contó Ali Ahmed, un residente en la zona.

Lee más AQUÍ